lunes, 5 de abril de 2010

En archivo: Antonio Soler. "Lausana"



"Ya no tengo lágrimas. Ya no tengo sentimientos. Otra vez el mundo está en paz. Las emociones, como casi todo el tiempo, están otras vez guardadas en el bolso. El inmigrante se sienta delante de la nueva Susanne, pegado también a la ventanilla, y desde allí se inclina con cuidado para arrastrar la bolsa por el suelo hasta dejarla junto a sus pies. Una bomba como la de los trenes de Madrid. Eso es lo que hemos estado mirando todos con tanta atención. La posibilidad de nuestra muerte, la imagen de este tren descarrilado, sin techo y con el plástico de los asientos y de los portaequipajes derretido." (p. 81. Lausana, Antonio Soler)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios han de hacerse a título personal y con dirección de email. No se permiten comentarios de anónimos.